domingo, 4 de mayo de 2014

Sobre "Cuaderno de Chihuahua", de Jeannette L. Clariond



El sábado, 3 de mayo, en el suplemento cultural Babelia, del diario El País, se publicó mi crítica a Cuaderno de Chihuahua, de la poeta mexicana Jeannette L. Clariond. Ahora lo publico en mi "estantería de Al margen!". Es la versión íntegra, algo más extensa de la que apareció en El País.

Jeannette L. Clariond
Cuaderno de Chihuahua
Fondo de Cultura Económica. México D. F., 2013
126 págs.  
  
Jeannette L. Clariond es autora de una decena de libros de poesía —entre los más recientes, cabe destacar Los momentos del agua (2007) y Leve sangre (2011)— y traductora de Alda Merini o Primo Levi,  o del monumental volumen La escuela de Wallace Stevens, antología de poetas norteamericanos realizada por Harold Bloom, además de ejercer una intensa y original labor en el mundo de la edición al frente del  jovencísimo sello Vaso Roto. Nacida en Chihuahua, de raíces libanesas y educada a la sombra de esa tradición cultural, tan alejada de la mexicana por otro lado, Jeannette L. Clariond aborda en Cuaderno de Chihuahua un recorrido fragmentario y con una notable carga lírica por una infancia llena de zonas dolorosas, de ventanas a la felicidad y, sobre todo, sembrada de lecturas y aprendizajes en los que se iría cimentando una firme vocación poética. Es, en el fondo, el caleidoscopio de un tiempo que la narradora inicia en la infancia más remota evocando la extrañeza ante una abuela marcada por la enfermedad y el dolor, que se acerca a la experiencia vivida en las distintas casas que habitó de niña y adolescente para concluir en el descubrimiento de la soledad en un internado gestionado por religiosas en el noreste casi aristocrático de los Estados Unidos. 

Los secretos de familia —una familia de clase media hecha al exilio y a la inestabilidad—, las normas morales importadas por el padre, los vínculos de una intimidad rodeada de misterios y el devenir histórico de la sociedad mexicana, el mestizaje y el cosmopolitismo heredados y la búsqueda en la poesía de una mezcla de refugio y de cauce hacia el reconocimiento ajeno, de lugar para la duda y la trascendencia. La prosa de Jeanette L. Clariond, de una ductilidad envolvente y con una gran carga lírica, se alterna, en ocasiones, con poemas que tienen algo de recapitulación o síntesis de la narración precedente y que se acercan, sobre todo, a personajes especialmente significativos de su biografía. La intersección de mundos, de paisajes, el desvelamiento de un México interior que avanza entre la memoria mitificada de la revolución y las inmigraciones procedentes de países en las antípodas como Líbano y, en general del mundo árabe, encuentra en este Cuaderno un privilegiado espacio para la reflexión: sobre la existencia, sobre el desarraigo, sobre la extrañeza y sobre la vocación literaria. Y como telón de fondo, el México de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo.

Publicado el 3 de mayo de 2014 en el suplemento Babelia, del diario El País.

La vida en crudo | Sobre "Trabajo sucio", de Eva Vaz

Eva Vaz (Huelva, 1972) mira al mundo como a través de una lente agrietada. Se confiesa, se desnuda sin pudor y hace el poema una suerte d...