Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Ángel Guinda: conciencia de vida y de poesía. "Espectral" y "Caja de lava", sus dos últimos libros.

Imagen
Hoy, en Babelia, se publica mi reseña a los dos últimos libros de Ángel Guinda. Un poeta de alto voltaje al que hay que tener muy en cuenta, sin duda, en nuestro panorama poético y literario. A pesar de centralismos varios y de la hegemonía de las poéticas más previsibles.

Ángel Guinda
Espectral
84 págs.euros.
Olifante. Zaragoza, 2011
Caja de lava
55 págs. 
Olifante. Zaragoza, 2012
“Un sueño martillea la red de mis neuronas: un niño cruza el mundo con un féretro al hombro y ese niño soy yo”. Este breve e inquietante poema en prosa forma parte del libro Espectral, de Ángel Guinda, y resume la existencia, el permanente idilio con la muerte que, desde el principio, nos acompaña. Ahí se advierte el hilo conductor, el sustrato de fondo de la obra de este poeta nacido en Zaragoza en 1948 y residente en Madrid, cuya trayectoria cabe incluir junto a la de algunos de nuestros más significados poetas laterales (pienso en Justo Alejo, en Miguel Labordeta, en Aníbal Núñez o Javier Egea, entre ot…

La esencia de la memoria: mi crítica a "Para qué la poesía", de Juan Cobos Wilkins

Imagen
El sábado, 24 de marzo, apareció en Babelia, suplemento cultural de El País, mi crítica al último poemario de Juan Cobos Wilkins. A continuación la reproduzco para que forme paarte de mi particular estantería de críticas preferentes.

Para qué la poesía
Juan Cobos Wilkins
XVI Premio de Poesía Ciudad de Torrevieja
Plaza Janés. Barcelona, 2012
77 págs.


Hay dos formas básicas de abordar, en poesía, la memoria: de un lado, la reconstrucción casi realista de anécdotas y experiencias pasadas; de otro, la evocación de olores, de sensaciones, de imágenes fugitivas. En Para qué la poesía, Juan Cobos Wilkins (Riotinto, Huelva, 1957) opta por esta última. Y lo hace ante quien expresa precisamente lo contrario: la irreversible pérdida de la memoria, de la conciencia del mundo. Ese personaje, presente en el libro casi de principio a fin, es la madre, una madre a la que la enfermedad va desdibujando (“Bajo el cabello blanco, una goma de borrar –no como aquellas / de infancia que olían a vainilla− hecha d…