Invierno, lugar de la vida: un libro memorable de Ramiro Fonte

En 2002, apareció, traducido al castellano, el libro con que Ramiro Fonte fue finalista del Premio Nacional de poesía en el año 2000. Con Capitán Invierno, su autor confirmaba el lugar preeminente que ocupaba entonces entre los poetas gallegos de las últimas generaciones. En mi blog Al margen le dediqué, a los pocos días de su muerte, un post titulado Ramiro Fonte, capitán invierno.

CAPITÁN INVIERNO
Ramiro Fonte
Pre-Textos. Valencia, 2002.
Traducción al castellano de Xavier R. Baixeras

168 páginas.


Ramiro Fonte (Pontedeume, 1957 -Barcelona, 2008), uno de los más significativos exponentes de la llamada poesía de la experiencia escrita en  lengua gallega por la generación inmediatamente posterior a los novísimos. Con un paralelismo cronológico en cuanto a las fechas de publicación de sus obras (su primer libro, Cravo fondo, data de 1977, y obtuvo, en 1982, el Premio Esquío con As cidades da nada) y coincidiendo en algunas claves filosófico-existenciales con la zona más crítica de esa apuesta poética, Fonte ha desarrollado, a lo largo de su dilatada trayectoria, una obra poética depurada, atenta a la vida y atenta a la memoria, no alejada de los conflictos del mundo. Capitán Invierno fue publicada, en gallego, en el año 2000 (Xerais, A Coruña) y, con Estación de Francia, de Joan Margarit, disputó el Premio Nacional de Poesía a Verano inglés, de Carnero. Ello quiere decir que desde el primer momento ha sido un libro que ha gozado de reconocimiento, un libro que llega a su edición en castelano bien “rodado”.

Se trata de un poemario denso, estructurado en cinco partes, más extenso de lo que es habitual en libros de poesía, y con una unidad temática y ambiental infrecuente. Citas de Adorno y de Benjamin a los apartados Mínima moralidad y Litoral urbano sitúan la poética de Fonte en ese lugar híbrido en el que la ética y la estética se interrelacionan y unifican para hacer del poema un producto no neutral respecto a las derivas de la realidad. Capitán Invierno es, además, una recapitulación, una confrontación reflexiva del sujeto poético con los espacios vividos, con las emociones experimentadas, con las realidades, en definitiva, que han conformado su existencia, algo que se sintetiza en los versos siguientes del poema  titulado Alguien, en algún lugar: “En un país pequeño, algo lluvioso, / Occidental seguro, pues se acuesta / El sol todos los días en el mar / Escribe su historia el Capitán Invierno”. Los amores perdidos, las militancias entusiastas de un tiempo esperanzado y abolido, los barrios extremos de una ciudad pequeña, marinera y portuaria (“Llueve mucho en los barrios perdedores”), los viejos cines, los cafés, los demonios familiares, todos los pequeños actos cotidianos que acaban por componer el puzzle de una actitud moral y la historia de una moralidad (“No son las grandes decisiones / Aquellas que van modificando / El rostro de una vida”), actúan en este libro al modo de piezas de una crónica poetizada cuyo fondo ambiental (y no sólo ambiental puesto que interviene también como filtro que condiciona la mirada del poeta) es el invierno. La bruma, la lluvia, el frío, el aire gris, el mar, el humo del café, la borrasca que azota la costa, componen el clima que gravita sobre la inmensa mayoría de los poemas. Como en los libros anteriores de Ramiro Fonte, domina el tono conversacional, elegíaco y reflexivo a la vez, un tono en el que la ironía está muy tamizada (una mezcla de melancolía y escepticismo) y en el que la emoción se impone. Todo ello muy en sintonía con la poesía de base realista y propensa a lo lírico-narrativo que caracteriza la obra de Fonte y de la mayor parte de los poetas de su generación, ya sea en gallego o en castellano. Un libro solvente en el que ningún poema es gratuito: todos, sin excepción, nos hablan de nuestra condición, de nuestro presente y de nuestra memoria.     

Publicado en Babelia. 21 de septiembre de 2002

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una lectura del poema “Orillas del Duero”, de Antonio Machado

La vida en crudo | Sobre "Trabajo sucio", de Eva Vaz

La poesía española entre 1970 y 2000